En el fondo de nuestro subconsciente sabemos que la tecnología falla, que no es 100% confiable, sin embargo ponemos toda nuestra confianza en ella. Ayer todo el mundo colapso ante la caída de Redes Sociales: Facebook, Messenger, Instagram y WhatsApp, que ya no solo sirven para estar conectados con el mundo, sino que se ha empezado a realizar transacciones de negocios por todo el orbe.

La desconexión de más de 6 horas de estas redes sociales, obligo (literalmente) a millones de usuarios a utilizar otras vías de comunicación como Tik Tok o Telegram que ante la cantidad de usuarios también presentaron fallas por lapsos de tiempo. Este apagón se sumará a dos grandes caídas de una de las más famosas redes sociales; la primera en 2008 cuando por casi un día entero, se vio afectada. La segunda presentada en 2019 cuando la desconexión duró aproximadamente 14 horas.

Este suceso solo no trascendió entre los memes y los chistes, también toco un nivel político, Margrethe Vestager, jefa antimonopolio de la Unión Europea, declaró que la caída de estas redes sociales, pone sobre la mesa que los usuarios deben de tener más opciones y solo depender de un mínimo de actores en el tema, la diversificaciones evitará que  situaciones como estas, colapsen.

“Necesitamos alternativas y opciones en el mercado de la tecnología, y no debemos depender de unos pocos grandes actores, sean quienes sean, ese es el objetivo de Ley de Mercados Digitales (DMA, por sus siglas en inglés)”, así lo declaró en Twitter

Leave a reply

Please enter your comment!
Please enter your name here